Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Todo cambió a la velocidad de Messi. Hoy, el crack del Barcelona iba a estar enojado, nervioso, sin poder jugar para Argentina. Pero la FIFA modificó su exagerada sanción y ya nadie se acuerda de eso.

Leo ya completó dos entrenamientos y se prepara para ser el capitán en el debut del ciclo de Sampaoli en la Selección Argentina. Será el viernes, justo contra Brasil, una prueba exigente pensando en lo que realmente importa: el 31 de agosto, el partido con Uruguay para tratar de llevar al equipo al Mundial de Rusia 2018.

A Leo se lo vio como siempre que está en una cancha: feliz. “Queremos que a la Selección venga Leo y no Messi”, anunció Sampaoli apenas asumió y ése es el plan. Hacerlo sentir cómodo afuera, como siempre, y también satisfecho adentro, más que nada como en el ciclo Sabella. El nuevo entrenador piensa en juntarlo con Dybala, cranea jugadores complementarios al fenómeno del Barcelona, pero eso no sucederá de arranque por la Joya no está citado para este partido porque el sábado jugó la final de la Champions. Todo sea porque Messi sea Leo...

Tomado de Mundo Deportivo
 

Escribir un comentario

Por favor, sea ético. No emplee malas palabras ni haga ataques personales a otras personas que opinan.


Código de seguridad
Refescar