Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

F-1 Están muy lejos de Mercedes y Red Bull también parece haberles superado.

Fernando Alonso habla con un miembro del equipo Ferrari / FOTO: DIEGO AZUBEL - EFE

Por más que las esperanzas sean muchas, la realidad es tozuda como un muro en que se estrellan muchos sueños. En Ferrari lo han vivido, una vez más, este fin de semana en Australia, aunque quizás algo intuían ya en los test privados. Y en Maranello habrán sonado todas las campanas de alerta, como tantas veces lo han hecho estas últimas temporadas, y Luca Montezemolo posiblemente estará presente en el 'debriefing', la tradicional reunión post carrera, con todos los resposables técnicos y deportivos del equipo, la arenga tradicional en estos casos, y la exigencia de soluciones.

Fernando Alonso fue categórico en sus declaraciones. "Los motores Mercedes están en otra división". Y puso el dedo en la llaga, las dificultades frente al motor alemán, que les coloca en un plano de inferioridad. Un nuevo inicio de temporada por detrás de los grandes rivales.

"Nuestros dos coches han llegado a la meta, pero está claro que ser fiables no basta. Sin embargo, la fiabilidad todavía no es algo que pueda darse por descontado en estos coches. Se ha visto en Melbourne, donde nosotros mismos tuvimos algunos problemas de naturalza eléctrica, sobre todo en el coche de Kimi, que no nos han permitido aprovecar toda la potencia que en teoría estaba a nuestra disposición", admitió Pat Fry, el director de operaciones de Ferrari.

Este problema fue la causa de que Ferrari no acabara de ser lo rápido que se esperaba en los test invernales. Estaba claro entonces que no aprovechan a fondo el motor y algunos pensaron que el 'Cavallino' escondía sus cartas.

Lo que ahora parece obvio es lo que en los test era sólo una suposción: la parte eléctrica del grupo motriz tiene dificulatades para trabajar al unísono con el motor V6. Un motor V6 que tiene algún detalle interesante como el corte práctico de inyección cuando el piloto levanta pie, en aras de disminuir el consumo.

Stefano Domenicali no quiere dejarse llevar por el pánico tras esta primera carrera. Pide un poco de paciencia a unos tifosi que han visto como en apenas quince días Red Bull y Renault han solucionado buena parte de sus problemas, tanto de coche como de motor y electrónica, y de estar descartados han vuelto a pasar por delante de Ferrari.

Los problemas más graves parecen estar ahí y no en el chasis o la aerodinámica, aunque sean también mejorables.

Domenacali afirma que este primer GP del año "ha servido para tener claro el valor de las fuerzas en pista. Es evidente que hay agunos equipos que se han preparado mejor que nosotros y adaptado mejor a las nuevas reglas. Y también que tenemos un retraso a recuperar, de forma particular frente a Mercedes".

Domenicali está seguro de que lo conseguirán. "Las informaciones que hemos recogido este fin de semana indican hacia dónde debemos ir y dónde es necesario intervenir. Es imprescidible acelerar la recuperacion y los ingenieros ya conocen la lista de prioridades", señaló.

Pat Fry está de acuerdo y dice que les esperara "un gran trabajo para mejorar el coche y alcanzar a unos rivales que son muy fuertes. Pero creo tenemos todos los instrumentos para lograrlo".

Tomado del sitio www.mundodeportivo.com

 

Escribir un comentario

Por favor, sea ético. No emplee malas palabras ni haga ataques personales a otras personas que opinan.


Código de seguridad
Refescar